Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
la verdad revista
Blog de La Verdad de Funes
15 de Mayo, 2008 · Notas

LA TIERRA ESTÁ GRITANDO...!

Por todos lados nos van llegando informaciones sobre desastres naturales de todo tipo: Terremotos, volcanes en erupción, el derretimiento de los glaciares de los polos, (también los del Tronador en Bariloche), ciclones, maremotos,…
Es cierto, la tierra está gritando. Nos va diciendo que hay cosas que no estamos haciendo bien. Sin duda que la mano del hombre ha intervenido en estas cuestiones. Es nuestro planeta, el lugar donde vivimos y donde vivirán nuestros hijos e hijas y nuestros nietos y nietas y lo estamos matando…
Una vez, estando en el Chaco, participé de una asamblea del pueblo Kom, mal llamado Toba, y en esa asamblea donde discutían cuestiones de seguridad un anciano de la comunidad levantó la mano para hablar. El cacique pidió a todos que se callaran la boca porque iba a hablar un anciano. Y todos, hasta los más pequeños hicieron silencio.
La voz del anciano, con claridad y firmeza, pidió a las autoridades y personas presentes que cuidemos nuestra tierra, que no la maltratemos ni la manoseemos porque era el lugar que nuestros hijos nos estaban prestando para vivir y que era nuestra responsabilidad que sea linda.
Dijo eso con mucha sencillez pero convencido de lo que decía.
¿Qué podríamos hacer para cuidar mejor nuestra tierra? ¿Cómo enseñar a cuidarla y respetarla? Son preguntas que todos debemos hacernos. Cada uno y cada una puede aportar su grano de arena.
Y algo más… No nos olvidemos que nosotros fuimos hechos de barro. Somos tierra. También debemos cuidarnos y cuidar nuestras relaciones. Que no nos intoxiquen con aquellas cosas que deterioran la calidad de nuestra vida.
Y en esto hay mucho por hacer.
A veces estamos tan cerrados en nuestros esquemas y formas, tan ciegos en nuestros planteos que en vez de estar más unidos estamos más separados. Nos maltratamos tanto entre nosotros… En vez de generar una cultura que promueva el diálogo, la apertura, la sencillez de vida, la integración de los otros, pereciera que nos anima el espíritu de cerrazón y mezquindad. Y nos complicamos innecesariamente la vida.
Sepámoslo: el Espíritu de Dios no genera división ni discordia, sino que promueve siempre la unidad y el amor mutuo. Miremos nuestras familias, nuestros barrios, nuestras ciudades, nuestra Argentina y el mundo. ¿Estamos animados por este Espíritu? Es importante hacernos esta pregunta. Tiene que ver con el cuidado de nuestra “tierra”, de nosotros. Y será el criterio para analizar y considerar nuestras relaciones.
Esto nos ayudará a estar atentos a los gritos de nuestro planeta tierra y a los gritos de tantos hermanos y hermanas que claman por un mundo distinto. Un mundo donde haya más justicia y donde seamos capaces de reconocer que vamos caminando juntos. Y que nada que dañe la vida de nuestros semejantes nos puede dejar indiferentes. Al contrario, será la ocasión para ayudarnos y sostenernos mutuamente.
Dios quiera ayudarnos en esto y regalarnos su Espíritu para que así sea.
Hasta pronto. Nos veremos más adelante. Por cuestiones de salud me ausentaré poco más de un mes. Recen por mí, yo lo haré por ustedes.
P. Jorge, sdb.

Palabras claves
publicado por marcelosilva47 a las 18:18 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
Más sobre este tema ·  Participar
Comentarios (0) ·  Enviar comentario
Esta entrada no admite comentarios.
Sobre mí
FOTO

La Verdad

laverdadfunense@funescoop.com.ar
redaccionlaverdad@hotmail.com

» Ver perfil

Tópicos
» Carta de Lectores (1)
» Clasificados (6)
» Clubes (5)
» Deporte (1)
» Editorial (1)
» El Pocillo (1)
» Entidades (15)
» Escuelas (4)
» Evangelio (7)
» Farmacia de Turno (10)
» General (3)
» Notas (28)
» Parroquiales (9)
» Presupuesto (1)
» Sociales (1)
» Videos Clubes (1)
Nube de tags  [?]
Secciones
» Inicio
Calendario
Ver mes anterior Octubre 2017 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031
Enlaces
» La Verdad
Buscador
Blog   Web
FULLServices Network | Blog gratis | Privacidad